Translate to your languaje

jueves, 6 de septiembre de 2012

NIKOLA TESLA, EL MÁS GENIAL CIENTÍFICO QUE EXISTIÓ

 "EL PRESENTE ES DE USTEDES, PERO EL FUTURO ME PERTENECE"


   Se dice que un genio (en su definición más clásica) es aquella persona que “posee una inteligencia extraordinaria” o que “posee un gran ingenio o facultad extraordinaria para crear o inventar cosas nuevas y admirables”, nosotros preferimos pensar que un genio es aquella persona capaz de conectar con la sabiduría primigenia de su planeta, permitiéndole así efectuar una correcta y verdadera lectura de sus recursos propios y naturales, accediendo de esta forma a una ciencia de “este” y a favor de “este” mundo, en conjunto y de la mano de nuestra más que bien dotada madre naturaleza.



   Un genio, es para nosotros, alguien capaz de ver el bosque en vez de centrar toda su existencia y toda la evolución de su especie siempre en la misma hoja, de la misma rama, del mismo árbol, tal vez ya extinto hace millones de años para quien ve el bosque.También creemos que la existencia de un genio en un tiempo dado de la raza humana, es la vara que mide con exactitud el grado de barbarie social establecida según las conveniencias y parámetros del “Poder” de turno, cuyo único interés fue, es y seguirá siendo sumar felices, sumisos y (a)normales “esclavos del contexto”.



   Bajo esta premisa vamos a darle la bienvenida a nuestro blog a uno de los mayores genios en la historia de la humanidad, literalmente hablando el más genuino “ser de luz” conocido, capaz de iluminarlo todo, excepto, la oscuridad de nuestra ignorancia (¡Vaya ironía!), con Uds.: Nikola Tesla.



   A este hombre Ud., nosotros y toda la humanidad le debemos las bases de la tecnología que hoy disfrutamos y disponemos “libremente” porque pagamos por ella, (y bien mucho que la pagamos), tecnología esta, que el propio Tesla consideraría un juego para niños de entre 2 y 4 años comparado con lo que más de un siglo atrás él mismo soñó brindarle a la humanidad gratis y de por vida.Si desde algún punto del universo el tío Tesla nos está mirando, que no queden dudas que no lo hace con aprobación y orgullo simplemente porque estemos empezando a pensar si su trabajo merece ser tomado en serio.




   Este canceriano nació el 10 julio de 1856 en Smiljan en la frontera militar austrohúngara. Brillante Físico, matemático, inventor e ingeniero eléctrico, estudió en el Instituto Politécnico de Gratz y posteriormente se graduó en la Universidad de Praga.Durante su etapa estudiantil, sufrió cólera y malaria, enfermedades que casi lo llevan a la muerte. Tesla contaba con una gran capacidad para los idiomas, dominaba el inglés, italiano, alemán, francés y varios dialectos eslavos y como si esto resultara poco también tenía a su favor una memoria prodigiosa, se dice que no necesitaba ningún plano para sus proyectos ya que podía visualizarlos terminados antes de iniciarlos y memorizar absolutamente toda la información sobre los mismos.



   En 1881 viaja a Budapest donde trabaja en la oficina central de telégrafos y más tarde en una filial telefónica de Thomas Alva Edison en Paris. Su talento, imposible de ocultar como la luz, resalta inmediatamente y Charles Batchelor (director de la planta) lo incita a mudarse a Estados Unidos otorgándole una carta de recomendación dirigida a su íntimo amigo Thomas Alva Edison.



   En 1884 el determinado Tesla no solo está decidido a trabajar con Edison sino que además pretende persuadir a éste de experimentar con la corriente alterna que él considera la mejor opción para dotar de electricidad a las ciudades en vez de emplear la corriente continua, favorita de Edison y que se utilizaba por aquellos tiempos.




CUANDO TESLA CONOCIÓ A EDISON


    El Acuariano Thomas Alva Edison lamentablemente no califica para nuestra definición de “genio”, pero no podemos dejar de reconocer que fue un gran inventor que conocía al detalle las reglas del juego establecidas por el poder, o sea, que un invento debe cumplir con dos requisitos básicos: satisfacer a sus usuarios en un 60/70% (nunca en un 100%) y beneficiar a los inversores del mismo en un 500%. El inventor queda nutriéndose en el medio del reconocimiento social que se le otorga como resultado de sus logros y de lo que económicamente hablando sus inversores consideren justo.
   En contraposición con lo antedicho sobre Tesla, Edision fue una luz contra natura ( una más ), ya que todos sus inventos van en oposición a las leyes de la naturaleza de este mundo, resistiéndolas. No nos queda muy claro aún si Edison entendía o intuía las reglas del juego pero claramente comulgaba religiosamente con ellas.Por aquella época (1880) con el respaldo de financistas, incluyendo a JP Morgan y la familia Vanderbilt, Edison estableció la Edison Electric Light Company que suministraba electricidad a la zona de Wall Street en Manhattan (del Bronx ni hablar ¿no?..., ya no nos quedan dudas, Edison entendía a la perfección los mecanismos de poder y sabía perfectamente con quien negociar).



   Es en 1884 cuando, carta de recomendación en mano, Edison y Tesla se encuentran, la carta del sagitariano Batchelor decía: “Conozco a dos hombres de gran inteligencia, Ud. Es uno de ellos. El otro es el portador de esta carta” (Batchelor sí que sabía cómo quedar bien con dios y con el diablo!).La determinación entusiasta y el carácter erudito de Tesla ponen en un aprieto a Edison ya que por un lado lo ve como una adquisición valiosa para expandir su negocio (y así mantener contentos a sus inversores), pero a la vez le resulta un peligro latente de hacerle sombra, no obstante lo emplea ya que en este caso Edison ve más peligro en un Tesla libre que bajo su ala.



   Tesla y Edison hubiesen revolucionado juntos el mundo (y seguramente esto fue lo que pensó Batchelor con mucha razón) pero su incompatibilidad de caracteres era tan contundente que los transformaba en el fútil intento de unir una gota de agua con otra de aceite.Tesla veía primero la urgencia del avance, de la mejora necesaria que cambiaría definitivamente el presente y el futuro de la humanidad, y después, y como inevitable consecuencia el rédito económico y el reconocimiento social. Edison veía exactamente al revés, su principal objetivo era el de mantener contentos a sus inversores que justamente se encontraban un tanto descontentos con respecto a la seguridad que brindaban sus líneas de distribución de corriente continua, y para tal fin contrata a Tesla para que mejore y perfeccione sus motores de corriente continua.



   No nos queda claro si Edison subestimó a Tesla o si comprendió instantáneamente que estaba frente a un genio, ingenuo y ajeno a las bajezas más terrenales…, pero la cuestión es que prometió pagarle USD 50.000 si efectivamente lograba la mejora.Aun cuando Tesla prefiere sin duda alguna la corriente alterna, trabaja horas sin descanso y con una vehemencia que mantienen a Edison entre la emoción y la desesperación constantes.



   Como era de esperar Tesla cumple con su cometido y Edison no cumple con su palabra aduciendo que el pago de los USD 50.000 se trataba de una “broma americana” ( los años pasan y seguimos sin poder comprender el “sutil” estilo humorístico/económico de los americanos! ).¡¡¡¡¡¡Pobre Tesla!!!!!! Nadie le comento que la gente nunca es lo que “dice” sino lo que “hace”; como si además esto no hubiera sido suficiente, Edison también se negó a un aumento de sueldo de USD 25 semanales ( sería otra vez una ¿broma americana? ).Ante tanto sentido del humor incomprendido, Tesla no tuvo más remedio que renunciar y terminar así esta relación que prometía mucho de serio y se diluyo en una hoguera de banalidades.



   No obstante Tesla aseguraba que su encuentro con Edison había sido un evento maravilloso en su vida (¡¡no hay caso, las primeras decepciones nunca se olvidan!!), aseguraba que el autodidacta Edison era un empírico incurable que “de haber tenido que buscar una aguja en un pajar, hubiese examinado una brizna tras otra, con la paciencia de una abeja”. Edison aseguraba seriamente que su talento tenía un 99% de “transpiración” y Tesla opinaba que con solo “un poco de teoría y cálculo, Edison se hubiera ahorrado el 90% de sus esfuerzos”… nos parece a nosotros o hay un olorcillo a “humor serbio” en esa declaración (¿?).



   Tesla se va y por supuesto vendría un periodo de inestabilidad pero nada que su enorme talento no pueda solucionar a corto plazo.Funda la Tesla Electric Company convenciendo a un grupo de inversores y se lanza de lleno a desarrollar el sistema de corriente alterna. Al principio todo va mal y los inversores se quedan con las escasas ganancias que da la compañía pero en 1887 conoce al libriano, inventor y magnate (no es un dato menor) estadounidense George Westinghouse, libriano cuya inventiva dudosamente estaba a la altura de la de Edison… pero que fue mucho más astuto que él, no quedan dudas.



   Westinghouse le compra a Tesla la patente del motor eléctrico en USD 60.000 (5.000 en efectivo y el resto en acciones, ¡un capo el viejo haciendo negocios!) y le asegura que además ganaría USD 2,50 por cada HP de electricidad vendido, pero nunca cumplió. (¿Más humor americano?) .Westinghouse buscaba la manera de llevar electricidad a todo Estados Unidos y ve en Tesla la bomba atómica que le faltaba para librar una sangrienta batalla contra Edison.



AC/DC
Alternating Current / Direct Current
Corriente Alterna / Corriente Directa


   Librada queda entonces la guerra de corrientes ( a la cual hace expresa referencia el nombre del famoso grupo de heavy metal ): Westinghouse (alterna) y Edison (corriente) no se guardan nada y como en toda guerra que se precie de tal todos juegan sucio.Finalmente en 1893 Tesla tuvo su gran momento en la Feria de Chicago en donde pudo exhibir sus generadores, dínamos y motores, gracias a que Westinghouse presentó un presupuesto por la mitad de lo que pedía Edison y la obra le fue adjudicada.Pero lejos, muy lejos de la paz las trincheras AC/DC volverían cuando se trató de construir la central del Niágara.



   Una vez más la balanza estaría a favor del libriano Westinghouse (¿privilegios del signo? Jaja) el contrato volvía a serle adjudicado cuando Lord Kelvin (autoridad científica del momento) daba su pulgar arriba para la tecnología Tesla.La obra se levantó entre 1893 y 1896, y entre los inversores estaban J. P. Morgan, J. J. Astor, Rothschild y Vanderbilt. ¿Perdón? ¿Leí JP Morgan y la familia Vanderbilt? ¿Pero estos no tenían puesta la camiseta de Edison? Si, si exactamente son los mismos y con la misma camiseta que de un lado tenía la foto de Edison y del otro la Tesla.



   El Ariano Morgan (como todo ariano que se precie de tal) vio el negocio y no lo dudo, su objetivo era tener las patentes de Tesla y para ello utilizó varios trucos bursátiles contra Westinghouse a fin de que este no tuviera otra opción que venderle las patentes. Tesla sentía una lealtad importante aunque errónea para con Westinghouse ( este último, no impulsaba los proyectos de Tesla porque compartía sus sueños de un avance tecnológico histórico para la humanidad, sino que al igual que Morgan, que los Vanderbilt y toda la larga fila de personajes afines, solo veían un negocio, aunque tal vez Westinghouse (como buen libriano) adornó la situación con una diplomacia que Tesla compro como otra cosa).



   Por su parte Edison queda con heridas de guerra en toda esta masacre, y si bien intenta dar algunos manotazos de ahogado, no logra salir a flote.Igualmente y como suele pasar en todas las guerras (y porque no en la vida misma) nunca hay ni verdaderos vencedores ni verdaderos perdedores, el nombre de Edison quedará grabado para siempre como el arquetipo de inventor, en tanto que el nombre Tesla parece siempre estar tras una neblina espesa en la historia de los inventos tecnológicos de la raza humana.No obstante la corriente continua de Edison nunca le llego a los talones a la eficiencia de la corriente alterna de Tesla y debido a esto fue altamente cuestionada.



   Pero toda esta lucha entre creencias, mezquindades, bromas incomprendidas, inversionistas de turno y demás no serían un hecho aislado en la vida de Tesla sino que muy por el contrario se transformaron en una constante cuyo eco se reiteró hasta el fin de sus días, como si el segundo plano fuera su propia casa, Tesla siempre hubo de batallar sus inventos y litigar el reconocimiento de los mismos por largos periodos tiempo, este sería su estigma.Otro con quien tuvo que subirse al ring fue con el Taurino, nacido en Italia Guglielmo Marconi, debido a que este se adjudicó la invención de la radio alzándose con reconocimiento y aclamaciones a nivel mundial; su fraude cargaba con diecisiete patentes de Tesla pero es evidente que para él esto era un detalle irrelevante.



   Marconi había aprendido muy bien aquello de ¡Miente, miente que algo quedara!... y no le fue mal, ya que si bien en 1943 (tras la muerte de Tesla) la Corte Suprema de los Estados Unidos reconoció los trabajos de Tesla como anteriores a los de Marconi devolviéndole al primero patente y autoría, Marconi (al mejor estilo Edison) se quedó con la fama, con su nombre en primera plana respecto a la radio y además se llevó un Premio Nobel a su casa.Nosotros que sabemos distinguir a un mentiroso compulsivo y profesional, le otorgamos a Marconi nuestro merecidísimo Pinocho de quebracho colorado SIGLO XX POST MORTEM.



   Una vez más una turbia neblina dejaba el nombre de Testla lejos de la percepción de la especie humana… así fue, y así sigue siendo hasta nuestros días ya que su nombre siempre está por detrás de sus inventos.



   No solo la corriente alterna y la radio son de su autoría, también lo son las redes de alta tensión y la transmisión si cables a corta distancia, fue un precursor del radar, el fax, las telecomunicaciones, el aire acondicionado, el velocímetro de los automóviles, la manta eléctrica, la luz fluorescente, los misiles teleguiados y hasta un arma de partículas de rayos para destruír una armada de 10.000 aeronaves a 400 kilómetros de distancia.



   Asímismo también fue el antecesor de la robótica diseñando en 1896 un robot multifuncional. En 1928 hizo demostraciones de transmisión inalámbrica en el Madison Square Garden con un bote teleautomático acorazado de hierro de casi 1 metro de longitud, con la intención de venderle un submarino operado de manera similar a la Armada de los Estados Unidos,



capaz de disparar torpedos en posición vertical de manera que al lanzarse uno, otro ocupaba inmediatamente su lugar. La Armada no se mostró interesada rechazando el proyecto por demasiado avanzado.



   Durante 1907-1908 diseñó un avión de despegue vertical ( VTOL ). La biografía de Tesla está plagada de hechos controvertidos y de leyendas: se le relacionó con el rayo que en 1908 destruyó 2.150 kilómetros cuadrados de terreno en Tunguska, Rusia.



   También con la explosión del barco francés Lena, e incluso con los rayos T, (capaces de anular y hasta borrar el cerebro). Se llegó a especular con que era de origen extraterrestre ( de alguna manera lo era, decimos nosotros ).Finalmente, murió sólo, pobre y sin el merecido reconocimiento (por otra parte, como muchos otros genios): la mayoría de la opinión pública aún hoy día no sabe quién es Nikola Tesla.




   Los trabajos y documentos de Tesla fueron confiscados a su muerte por el Gobierno americano quien supuestamente los reenvió a su país natal, pero no fue así: sólo se enviaron cajas con nimiedades.Sugerimos ver una película que toca en parte el tema: "El Truco Final" o "El Gran Truco " (The prestige), con David Bowie interpretando a Tesla ( también existe un film semi-documental muy interesante que data de 1980 llamado "El Secreto de Nikola Tesla", que cuenta con la participación del mítico Orson Wells ).





No hay comentarios:

Publicar un comentario